Mafalda y la sopa

mafaldaylaSopa_Interior

[Hace mucho tiempo, en un campo muy muy lejano… a los ojos de una niña]

Tía Cristina: Debbie ¿Tenes ganas de comer pollo?MiniDebbie: ¡Sí!

Antes de entrar a la cocina, corrimos un pollo por el gallinero y…

Tía Cristina: ¿Con qué queres el pollo? ¿Con arroz?

¡¡Crack!!

MiniDebbie: ….

Más tarde, una fuente de pollo y arroz amarillo era el centro de la mesa. Recé por que mi plato quedase como estaba: Blanco, limpito, brilloso. 

Tía Cristina: ¡Debbie! ¡Tenes el plato vacío! Vení que te sirvo.
MiniDebbie: Tía, por favor, sólo arroz…
Tía Cristina:  ¿¿¿¿Pooolllo noooo????

MiniDebbie: No tía, pollo morido no quiero. 


Durante una semana pude asegurar la vida dentro del gallinero de la Tía Cristina.

Cuando volví a Buenos Aires, me reencontré con el pollo que a mí me gustaba, ese que viene en bolsa y que muere por causas naturales y sin dolor.

Sin duda, a Mafalda no le gustaba la sopa porque era de pollo.

De esta anécdota, la que más se acuerda es mi tía Titi, creo que especialmente del remate.
Yo, me acuerdo del alivio por el respeto al no.

Hace unos años, la pediatra indicaba, junto a algunos consejos, que #RetoñoPividori1 podía comenzar a comer. Fue en ese tiempo cuando entre al mundo de las escupidas.

Tres días después, repasaba las indicaciones de la pediatra.
En la nota se leía: “Yogurt, banana pisada, puré de calabaza con queso crema, el mes que viene podrá agregar..” Con la lectura llegaron los “consejos” que la ansiedad por “la primera comida” hicieron que desaparezcan de mi cabeza.

  • Disponer de tiempo y un lugar adecuado, de esa forma podrá concentrarse sólo en la alimentación del niño, sin preocuparse por el tiempo o lo que se ensucia en sus primeras comidas.
  • Permitir la dactilopintura con la comida, el niño está incorporando un nuevo alimento, por lo que necesita explorarlo con todos sus sentidos.
  • Para que un alimento se fije en la memoria, es necesario probarlo siete veces -durante distintas ocasiones- luego de estas siete veces, si el niño rechaza una comida: no le gusta, no insista.

Mientras escribía este post, busqué algún estudio que diga: “una persona debe probar siete veces un alimento para…” así me topé con “El sabor de los recuerdos”, no decía nada sobre cuantas veces hay que probar un alimento para incorporarlo, pero si explicaba que:

“…la preferencia o el desagrado futuro por un alimento está relacionada con los eventos sobresalientes ligados durante y después de su consumo.”
 Para reflexionar ¿No?

Supongo que la pediatra me aconsejó dar a probar un nuevo alimento siete veces a #RetoñoPividori1 para que no desista frente a las reiteradas escupidas, aparentemente normales en bebés humanos que comienzan a ingerir.

Más tarde, con el permiso para comer lo mismo que los adultos…

  • No dé por sentado que un alimento “no le gustará” al niño.
  • Permita que el niño coma en la mesa el mismo alimento que la familia para incorporarlos a su dieta naturalmente.
  • Si a usted no le gusta un alimento, prepárelo de todas formas, sirva a todos un poco en el plato. Dele usted también una segunda oportunidad
  • Cumpla con las cuatro comidas básicas
  • Si entre comidas el niño tiene hambre, puede ofrecerle una zanahoria pelada o una fruta.
  • No deje al niño sin postre por no comer toda la comida.
  • No premie al niño con comida, esto genera una asociación entre el hábito de comer y el placer que no es recomendable. En el futuro podría buscar placer en la comida cuando esté ansioso o angustiado.

Hoy, yo agregaría: No luche contra los gustos de su hijo. Cuanto mayor sea la pelea, mayor será la certeza, para él, de que ese alimento no le gusta.  No puedo evitar pensar en Mafalda y la sopa.

Seguí estos consejos todo lo que pude, y el resultado fue:

  • Los #RetoñosPividori comen de todo, o casi todo.
  • Aman la zanahoria, espero que sea verdad que hace bien a la vista.
  • Prefieren empezar por comer la ensalada en las comidas.
  • La gente los mira cual marcianos por preferir brócoli a papas fritas.
  • Intentan acompañarme a la verdulería para elegir que comer, yo trato de ir sola, su variado gusto es un presupuesto. 

Notas: #RetoñoPividori2 sólo come queso si es rallado reggianito, o si está en la pizza. El recuerdo de la pobre gallina asesinada y mi alivio por no tener que comerla hacen que lo respete. Al fin y al cabo, hoy como pollo de supermercado y pollo morido.

Debbie.

ACLARACIÓN IMPORTANTE: se aceptan consejos para incorporar a la lista.

Anuncios

Me encantaría saber si te ha gustado la nota :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s