Ya crecí, soy grande mamá

yacreci

Debbie: ¡Hayyyy mi bombón de menta! ¡Cómo te quiero! Chuic chuic! Chuic!
#RetoñoPividori2: Mamá, ma, MAMAAAAAAA!
Debbie: ¿?
#RetoñoPividori2: Mamá, me tratas como a un nenito.
Debbie: Solamente te dije que sos un bombón de menta…
#RetoñoPividori2: Ya crecí, soy grande mamá.

[unos minutos más tarde]

Deby: pst! ¿Estás bien? Yo se que sos grande.
#RetoñoPividori2: Si mami, pero estaba papá y #RetoñoPividori1. Y me avergüenzo.  Pero ahora que estamos solos si podes decirme bombón de menta, me gusta.

Deby: Claro, discúlpame. ¿Los besos son para hijos grandes?
#RetoñoPividori2: Si, eso sí. Todavía podes darme besos aunque haya otras personas.

[Chuic! chuic! Chuic!]

Esta es la segunda vez que paso por esto, más o menos a la misma edad de #RetoñoPividori1 tuve que dejar de “Alentarlo tanto”.  Pero la sensación no cambia, no se trata de que tu hijo crezca sino, de que se desprenda un poco más de vos, eso se siente lindo, pero a la vez, no tanto.

Apenas me frenó #RetoñoPividori2 decidí respetarlo. Sus 7 años le avisan que es grande, no importa como lo vea yo, el percibe que es grande. Pienso que es un sentimiento que hay que validar para consolidar la autoestima y para que siga creciendo bien.

La separación madre-hijo, un camino que empieza el día en el bebé nace, es cada vez más notable. Sin solución camino junto a ellos acompañando cada pequeño despegue, con felicidad y una pizca de dolor.

[Hice una pausa para llamar a mi papá. Escribir esto me movilizó nuevamente. Es por eso que este jueves tuve que postear una nota había que escribí tiempo atrás. No puede terminar esta a tiempo. Me disculpo por eso, volverá a pasar.]

NotaMental: grandulona de 37 años llamando al papá porque se angustió. ¡Ja!

Cuando papá respondió el teléfono no le dije que me había angustiado, no hizo falta. Apenas atendió el nudo que tenía en el pecho se fue, esa magia que tienen los padres.

Claro, antes esperaba que papá solucione mis angustias más profundas, por ejemplo, si Agustina, mi amiga del alma y de la vida se había enojado conmigo. Ahora espero que papá solucione mis angustias más profundas, como que mis hijos crezcan, no me necesiten… Siempre lo necesité igual que hoy.

Cuando #RetoñoPividori1 cumplió un año estaba feliz, pero tenía cierta tristeza porque se me había ido el bebé. Sin embargo, a media que pasaron los años, disfruté más cada momento. ¿Por qué ahora tendría que ser distinto?

Cambiarán los temas de conversación, cambiarán las angustias de nuestros hijos ¡Y las nuestras! Pero siempre seremos sus padres y nos amaremos mutuamente.

Te invito a disfrutar el crecimiento de tu hijo con alegría. El tiempo no se va a detener, las experiencias van a cambiar y eso maravilloso.

Debbie.

PD: Olvidarse del diploma de padre, esa es una carrera que no termina.

 

 

Anuncios

2 comentarios

Me encantaría saber si te ha gustado la nota :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s