Enseñar a encontrar oportunidades

ensenaramirarenpositivo

[Tío Rubén a Debbie de 6 años en el campo]

Tío Rubén: Deeebie, no bañes a los gatitos que si no llueve.

Debbie: ¿Lluuueeveeee si los baño?

[Diluvio y aroma a torta frita]

Rubén: Te lo dije

Siempre que bañaba un gatito, llovía. La predicción del tío Rubén era infalible. Cuando empecé a crecer supuse que sólo lo decía cuando el pronóstico lo acompañaba, pero dejé esa investigación para mantener la magia del recuerdo intacta.

Un ojo enfermo obligó a Rubén a viajar a Buenos Aires para tratarse. Yo tendría unos 4 años. Durante ese tiempo se hospedó en mi casa.

Recuerdo llamarlo cada tarde para ver juntos Tom & Jerry… otra vez, un gatito era nuestro tema en común. Durante esas tardes hermosas, mi papá le decía “Rubén, no fuerces la vista, te va a hacer mal”; Rubén, cual niño respondía: ¡Pero si para ver uso el ojo bueno!

Rubén siempre usó el ojo bueno para ver la vida. Prefería encontrar el lado bueno de cada momento, si llovía y no se podía sembrar, era porque ese día a mi tía le iban a salir bien ricas las tortas fritas. Casi como si Dios lo ayudase a no perderse el manjar.

#RetoñoPividori2 dijo la semana pasada: “Lo positivo de que se me haya roto el brazo es que voy a tener huesos más fuertes y que todos mis amigos me saludaron. Antes no sabía que me querían tanto.

Cuando era chica, y daba una opinión, mi papá decía: ajá… todo depende del cristal con que se mire…

Estamos hablando de un estilo de vida que se puede enseñar, que heredé y que comencé a transmitir, creo que con la práctica de vida compartida.

Esto no quiere decir que no me cabree seguido, sino que luego de la primera impresión frente a una situación aparentemente mala, hago un esfuerzo para salir del estado de enojo inicial y seguir adelante.

Enseñar a ver positivamente la vida tiene una ventaja única, transforma a nuestro provecho cualquier suceso, nos enseña a encontrar oportunidades en donde aparentemente no las hay. Nos lleva a eso de utilizar las piedras del camino a favor nuestro.

Ver con el ojo bueno la vida” me dio siempre la certeza que hay una buena jugada por hacer en cada partida, toquen las cartas que toquen.

Si las cartas que te tocaron no te gustan, es momento de evaluar las variables que van a poner el juego a tu favor.

Debbie.

Anuncios

7 comentarios

  1. Hermoso !! Con este post si que me siento 100% identificada, por que también es mi forma de ver el mundo. Aunque no lo tuve desde chica, elegí aprenderlo y aplicarlo de grande. Siempre hay tiempo. Y cuando ves que tus hijos lo aplican solitos, ahi te das cuenta que lo estás enseñando de la mejor manera: con el ejemplo.

    Le gusta a 1 persona

Me encantaría saber si te ha gustado la nota :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s