Hacer un poco mejor el mundo

hacerunpocomejorelmundo

#RetoñoPividori1 ¡Mamá NOS ESTAN TOCANDO BOCINA!!!!
Debbie: Sí, estoy esperando que la señora termine de cruzar.
#RetoñoPividori1: ¡¿La del bastón?!  ¿Por qué hoy tengo que estar en el auto?

#RetoñoPividori 2: Otra vez… No sos la mujer maravilla.
Debbie: No, soy una mamá ravilla

#RetoñoPividori2: ¿Y no te enoja que te toquen así bocina?
Debbie: No me importa.

#RetoñoPividori 2: ¡SEÑOR DEJE DE TOCAR BOCINA!!!! ¡Mi mamá otra vez quiere hacer un poco mejor el mundo!

#RetoñoPividori1:  Que no pase de Mujer Maravilla a huracán lanza lava

Anoche llovía, me había perdido. Una abuela cruzaba la calle en slow motion. El semáforo se puso en verde y decidí esperar hasta que la mujer subiese a la vereda. El auto detrás mío descargó las frustraciones de toda su vida pegándole a la bocina.

Los chicos, en el medio del caos, mostraron la diferencia entre la pícara pubertad y la sabia niñez.

#RetoñoPividori2 con el brazo enyesado desde la axila bajó la ventanilla del auto, agitó el yeso cual bandera de la paz y trató de hacer entrar en razón al conductor de atrás sin éxito.

#RetoñoPividori1 incapaz de disimular la preocupación del momento, se las ingenió para pedirme que no pierda la calma con un toque de humor.

Escucharlos fue lindo, me gusta hablar de hacer un poco mejor el mundo, y de respirar para no enojarse – esa no es mi virtud-.  Parece que no, pero lo que hablamos con los chicos queda en algún lado.

La abuela llegó a destino, le dedicó un fuck you al loco bochinchero y nos agradeció con una sonrisa mientras saludaba con la mano libre del bastón.  Fue GLORIOSO.

Arranqué el auto y nos fuimos con esa sensación de que habíamos hecho el mundo un poco mejor para alguien durante 10 segundos.

Algunas veces les enseño bien a mis hijos, los chicos aprenden bien y entonces: el entorno no acompaña.

Ayer parecía uno de esos días en los que la práctica le hace, burlona, lero lero a la teoría.

Todo cambió cuando la abuela paró para agradecernos, ese gesto hizo la diferencia. Validó la decisión esperar que había tomado.

Los #RetoñosPividori la saludaron con las manos y una sonrisa de oreja a oreja. ¡Qué mimo al alma!

Hoy aprendimos lo importante que es parar por el otro. Lo gratificante que es que otro pare por nosotros.  Considerar y ser considerados nos da entidad como personas.

Valió la pena perderme para encontrar a esta mujer que, con su agradecimiento, hizo un poco mejor nuestro mundo.

Debbie

#RetoñoPividori1: ¿Le hizo fuck you?

Debbie: Eso no estuvo bien.

#RetoñoPividori1: ¡Estuvo genial ma!

#RetoñoPividori2: Además ¡¿Nos estaba defendiendo de que la defendamos o no?!

Debbie: Sí, fue glorioso.

[Risas]

Anuncios

Me encantaría saber si te ha gustado la nota :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s